Dolor en las relaciones sexuales

Me duele mucho cuando lo hago con mi novio, es mi primera pareja y no quiero defraudarle, ¿a que puede ser debido?

Es un problema muy frecuente y generalmente producido por la inexperiencia, ésta puede producir en la mujer una disminución de la lubricación y una falta de relajación que puede hacer que las relaciones sean dolorosas, por eso es importante tener una buena información y conocimiento del propio cuerpo y el de nuestra pareja. No obstante, si el problema se alarga en el tiempo sería conveniente consulta a un ginecólogo.

El dolor en las relaciones sexuales (también llamado dispareunia) es algo bastante frecuente, y se da sobre todo en las mujeres y en las primeras relaciones, cuando las dos personas son inexpertas, por eso es muy importante tener una buena información. La falta de experiencia puede hacer que las relaciones resulten dolorosas e insatisfactorias.

Normalmente, el dolor en las relaciones suele aparecer cuando el pene comienza a entrar en la vagina, ya que si no hay relajación ni lubricación la vagina no está preparada para ser penetrada y los músculos que la rodean se contraen dificultando la penetración y apareciendo el dolor. Si esto ocurre en las primeras relaciones, el temor a que vuelva a ocurrir dificulta aún más la penetración.

Cuando empezamos una relación sexual tenemos que tomarnos todo el tiempo que necesitemos evitando ir directamente a la penetración; deberemos ir poco a poco “preparando el terreno” y esto se hace jugando, tocando, descubriendo los puntos estratégicos de nuestra pareja (aquellos que le proporcionan placer). Este juego previo nos ayudará a conocer nuestro cuerpo y el de nuestra pareja y además aumentará la excitación sexual, la lubricación y relajación de la vagina facilitando la penetración.

Las primeras veces que mantenemos relaciones no suelen ser las condiciones ideales ya que puede haber miedo (a lo desconocido, a no “dar la talla”, a que te pillen,…) y este miedo evita la excitación y la relajación de forma que la vagina no está preparada para ser penetrada y por tanto aparece el dolor. Con el tiempo y con la experiencia todo esto mejora y van desapareciendo las molestias, además, la paredes de la vagina son muy elásticas y se adaptan perfectamente al pene.

También nos puede ayudar utilizar un lubricante vaginal de base acuosa que hace las veces de flujo vaginal y favorece la penetración.

Pero si el problema persiste sería conveniente la valoración de un ginecólogo para descartar otras causas de dolor en las relaciones como algunas enfermedades (como la endometriosis) o infecciones vaginales.

Esta entrada fue publicada en Sexualidad y embarazo y clasificada en , , , , . Guarda el enlace permanente. Publica un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>