¿Por qué no se ve igual al chico que liga mucho que a una chica?

¿Por qué está más generalizado que las chicas tengan peor fama por ligar con más chicos, y cuando lo hacen los chicos no pasa nada?

La respuesta a la pregunta que planteas  parece sencilla pero en realidad es compleja.  Lo lógico sería que se viera bien o mal según la cultura en la que cada cual vive y se desarrolla pero de igual  manera para ambos sexos . La forma tan diferente, en la que todavía hoy en día persiste,  con la que vemos que un chico que liga mucho como que es “guay” y  si es la una  chica  la que  liga mucho tiene “muy mala fama” (se le aplican adjetivos como zorra, puta…), sobre todo en ambientes adolescentes, tiene que ver con varios conceptos: patriarcado y roles-estereotipos de género. Vivimos en una sociedad patriarcal y de esta sociedad organizada en torno a un mayor poder del varón sobre la mujer en todos los ámbitos, se asigna una serie de roles de género estereotipados (que no tienen nada que ver con las diferencias sexuales entre chicos y chicas) a un chico y a una chica. Esta asignación implica una serie de privilegios diferenciados para unos y otros. Como un ejemplo está la pregunta que planteas: el chico hace múltiples elecciones y la chica si lo hace no está bien visto. En cierta medida las chicas serían un “trofeo” para los chicos pero no al contrario, así mismo las chicas  desde  el momento en el  que liga o se enrolla  con un chico, éstos pueden percibirla  como “propiedad” suya…

El que esta forma de ver las relaciones esté muy generalizada no quiere decir que no haya jóvenes que se planteen relaciones más igualitarias y ven que aquello que  es adecuado para un chico también lo es para una chica.

Para saber más:

Los estereotipos de género son construcciones culturales que determinan una visión de las características y actitudes de cada sexo. Crean modelos rígidos en los que tienen que encajar para ser socialmente aceptados, fijan un modelo de ser chico y un modelo de ser chica y, a partir de una visión tópica construida, establecen un sistema desigual de relaciones entre los dos sexos y cada uno de ellos hacia el mundo. La masculinidad es una cualidad atribuida al hombre, mediante la cual se definen los atributos sociales de éste, que comprende la fuerza, la iniciativa, la autoridad, la independencia y el valor. Así mismo también es un atributo que se ve mejor en un hombre la iniciativa sexual y de conquista de la chica y cuántas más mejor, pero este atributo, a pesar de los cambios en la conducta sexual, cuando se asigna a una mujer no suele ser para darle más “valor” sino es una crítica por no cumplir el estereotipo más común aplicado a las mujeres.

 Los estereotipos de género muestran con frecuencia categorías culturales presentadas como falsamente derivadas de lo biológico, ya que así son más creíbles si decimos que son culturales. “A través de ellos se normaliza la relación existente entre cualidades de fortaleza, sensibilidad, ternura, energía, que se aplican a determinados roles o tareas y su vinculación con hombres o mujeres. El estereotipo fija la cualidad o el defecto y cuando presenta un vínculo con lo natural es difícil relativizarlo” (Del Valle 2001).

 También hay un libro que puede ser interesante leer para adolescentes y jóvenes y que de forma sencilla puede hacerte descubrir y profundizar en tu pregunta: Lienas Gemma (2007), El diario violeta de Carlota, Ed: El Aleph

 Puedes consultar también este artículo  “Un amor a tu medida” en la siguiente dirección.

 http://www.educandoenigualdad.com/IMG/pdf/violenciadegenero.pdf

Esta entrada fue publicada en Ayuda para mejorar las relaciones, Relaciones y clasificada en , . Guarda el enlace permanente. Publica un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>