Superar la muerte de un ser querido

Hace algunos meses falleció mi papá, lo cual significó un terrible golpe familiar, afectando a toda la familia. He tratado de dar apoyo a mi mamá y hermanos pequeños para poder superar la pérdida, pero aún me siento triste y no quiero contárselo a nadie para no preocuparlos. ¿Podré superar algún día el fallecimiento de mi papá y volver a tener una vida normal?

La muerte de un ser querido es uno de los mayores dolores que puede experimentar el ser humano, de ahí que se concibe el concepto de duelo, entendido como un estado psicológico por el que se atraviesa posterior a la muerte o pérdida de una persona significativa. A pesar del dolor que se experimenta, el duelo se puede superar, siendo muy importante poder conversar sobre lo que nos está sucediendo, recibir apoyo de familiares, hacer actividades de la vida cotidiana y proyectarse en nuevos planes de vida con el fin de superarlo.

El proceso de tristeza y dolor que se vive por la muerte de un ser querido se define generalmente como duelo, y se caracteriza por sentimientos de tristeza y soledad, pensamientos de desesperanza y un quebranto y desequilibrio en el estilo de vida, por la falta de la persona amada. No se asume la muerte del ser querido y se presentan dificultades para hacer las cosas de la vida cotidiana. Estos sentimientos generan mucha dificultad para la persona que los vive pues no puede seguir con su vida normal, pues aún no se asume la muerte del familiar, sintiéndose desganada y triste.

Para superar el duelo, un primer paso es reconocer el dolor y vivirlo, pues se irá disipando y comenzaremos a manifestar emociones menos intensas.

Si los sentimientos más fuertes o agobiantes se mantienen durante un largo periodo (más de dos meses), sería bueno plantearse la posibilidad de recurrir a un especialista con el fin de adaptarse a la nueva vida, solicitando el apoyo profesional de acompañamiento en las distintas fases del duelo, que se deben experimentar para superar la experiencia.

Son de mucha ayuda las instancias de conversación con familiares y amigos, salir del encierro y recrearse o distraerse, no descuidar la salud y por último comenzar a volver a la rutina y tomar las responsabilidades que a lo mejor se descuidaron por la pena vivida.

Lo más probable es que puedas retomar tus actividades cotidianas, aprender a vivir con el sentimiento de haber perdido a tu padre, y adaptarte a una vida que posiblemente veas de manera diferente desde que falleció tu padre. Pero en la que habrás descubierto a los verdaderos amigos y personas que realmente te quieren, apoyan y están contigo en momentos difíciles de la vida como cuando falleció tu padre.

Para saber más:

ttp://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1132-12962008000200013&script=sci_arttext

http://scielo.isciii.es/pdf/cmf/n30/original4.pdf

Ejemplo de un vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=Vmoy5EMT6RA&feature=related

Esta entrada fue publicada en Pérdida de seres queridos, Tristeza y depresión y clasificada en , , . Guarda el enlace permanente. Publica un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>