Depresión en la adolescencia

¿Los jóvenes pueden tener depresión o solamente los adultos pueden padecerla?

Los diversos cambios físicos, psicológicos y sociales que vivimos en la adolescencia, colocan a los jóvenes en uno de los grupos de más alta vulnerabilidad para padecer algún tipo de problema de salud mental, entre ellas la depresión.

Los jóvenes durante la adolescencia están en un proceso de adaptación a cambios físicos, intelectuales, sociales y emocionales, intentando desarrollar un concepto positivo de sí mismos, además de experimentar y crecer hasta conseguir su independencia. También se concentran en desarrollar un concepto de identidad y de valores personales y sociales, así como de experimentar la aceptación social, la identificación y el afecto entre sus amigos.

En relación a lo anterior, frente a situaciones estresantes o conflictivas, los adolescentes tienden a mostrarse inestables con respecto a su autoconcepto y autoestima, desarrollando una visión negativa de la vida y de si mismos, lo que contribuye a generar sentimientos de desesperanza. Además de manifestar aburrimiento, pérdida de interés y desmotivación. No obstante, muchas veces algunos adolescentes muestran tendencias a realizar conductas antisociales y autodestructivas como el consumo de drogas, autoagresiones, intentos de suicidio, entre otras, que generan mucha preocupación en el entorno más cercano y pueden llevar al desarrollo de una depresión.

Se debe destacar que frecuentemente estas conductas son consideradas  como un «comportamiento normal del adolescente», y relacionarse a cambios hormonales normales, siendo el diálogo y la búsqueda de acciones sociales positivas y saludables, como el ejercicio de un deporte, importantes elementos de orientación en esta etapa de tantas decisiones en que pasamos de ser niños a adultos. Sin embargo, en el caso de que el malestar y los comportamientos autodestructivos sean intensos, se debe considerar la presencia de una posible depresión, lo que en su caso, el joven necesita de apoyo familiar, social y psicológico, siendo recomendable solicitar un proceso de evaluación psicológica y en caso de presentar un cuadro depresivo, iniciar un proceso terapéutico.

http://www.esperanzaparalafamilia.com/Rev/Articulos/PDFs/PDF0104.pdf

Esta entrada fue publicada en Salud emocional, Tristeza y depresión y clasificada en , . Guarda el enlace permanente. Publica un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

2 Comentarios

  1. Publicado: 7 noviembre, 2011 a las 7:23 pm | Permalink

    Estoy de acuerdo con el articulo en todo. Los adolescentes suelen tener comportamiento negativos de normal por la edad. No tienen porque estar depresivos, simplemente es un sentimiento propio de la edad.

    • Pamela Zapata
      Publicado: 8 noviembre, 2011 a las 12:22 am | Permalink

      Si, comparto contigo el comentario. Sin embargo pareciera que para muchas personas es mejor rotular y encasillar a las personas en categorias por el simple hecho de “nominar” o de aproximarnos al otro teniendo ciertas certezas, como verle y clasificarle a partir de los rotulos que se le han puesto, pero esto puede hacer que un joven se sienta desadaptado, incomprendido y hasta limitado a experimentar y expresar sus sentimientos propios de su etapa evolutiva, impidiendo con ello su normal desarrollo y adaptacion a sus propios cambios.

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>