¿Cómo evitar discusiones familiares?

En mi familia, cuando discutimos, nos enfadamos y gritamos mucho, ¿qué puedo hacer para solucionarlo?

Intentad calmaros y hablad con un tono normal, respetando lo que dicen los demás y pensando que no siempre se tiene razón o que otros puntos de vista pueden ser válidos.

Para empezar, lo primero que debes tener en cuenta es que se puede discutir de forma respetuosa, sin gritar ni que ello os lleve a enfados o broncas. En cualquier caso, a veces es mejor callarse si ves que la discusión puede acabar mal. Muchas veces el problema no es que tengáis diferentes posturas, sino que no se escucha a la otra persona, lo cual es fundamental. Es importante también aclarar las cosas que te molestan en vez de esperar a más tarde para soltarlo todo, eso sólo hará que te enfades más, empeorando las cosas. Otro aspecto fundamental es ponerse en el lugar del otro, tratar de comprender su postura y el por qué de sus argumentos; piensa que tú también puedes estar equivocada o que ambos podéis tener razón, no todo es blanco o negro. Debéis daros cuenta antes de que lleguéis a los gritos y enfados de que hay otras formas de solucionarlo, y hablar de forma respetuosa, razonable y calmada es una de ellas. Por último, ten en cuenta que dos no discuten si uno no quiere; evitar la discusión es la mejor forma de evitar gritos y enfados, dejando claro que no quieres discutir, pero evitando ser condescendiente.

Esta entrada fue publicada en Ayuda para mejorar las relaciones, Comunicación con los padres, Relaciones y clasificada en . Guarda el enlace permanente. Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.